Higiene dental

Higiene dental

Mantener una correcta higiene dental depende de muchos factores, entre los que prevalecen la manera de controlar la higiene de la boca, así como la disciplina a la hora de cepillarse y cuidarse los dientes.

No se han encontrado productos

CONSEJOS PARA UNA BUENA HIGIENE DENTAL

  • Cepíllate los dientes y encías todos los días, después de las comidas, tres veces al día. Los alimentos acumulados pueden variar el pH de la saliva, necesario para evitar la acumulación de sarro y la desmineralización del esmalte.
  • Escoge el cepillo y pasta de dientes adecuado. Para elegir el tipo de cepillo dental que más te conviene puede preguntarle a tu dentista, él te aconsejará en función de tus características cual te conviene más. Así como, el tipo de pasta de dientes más adecuado para tu boca.
  • Utiliza la seda dental para eliminar los alimentos acumulados entre los dientes, en espacios pequeños. No es necesario que lo uses después de cada comida pero al menos una vez al día es muy importante o cuando notes que algo se ha acumulado entre dientes.
  • Utiliza los cepillos interdentales si el espacio que queda entre los dientes es amplio. Los cepillos interdentales son una gran ayuda si para limpiar entre los alambres de la ortodoncia o por debajo de los puentes.
  • Al final de la limpieza utiliza enjuague bucal. El colutorio puede ser un gran aliado para tener un aliento agradable o para ayudar en la prevención o tratamiento de alguna enfermedad periodontal. Es enjuague bucal es un complemento al cepillado, nunca podrá sustituir la limpieza dental.
  • Si no puedes cepillarte los dientes después de la comida, puedes comer alimentos crujientes (fruta o verdura) o mascar un chicle. Masticar un chicle favorece el efecto arrastre y aumenta la producción de saliva. Durante el proceso de masticado se estimula la producción de bicarbonato sódico en la saliva lo que neutraliza los ácidos y favorece la mineralización de los dientes. Sin embargo, esto se puede realizar en situaciones puntuales no para sustituir la higiene bucodental diaria.
  • Cambia tu cepillo de dientes cada 3 o 4 meses y el cepillo interdental cada 4 o 5 días, o bien cuando las púas estén desgastadas o deformadas. Es importante renovar el cepillo de dientes porque las bacterias pueden acumularse entre las cerdas.
  • Visita a tu dentista 1 o 2 veces al año y realiza una limpieza dental todos los años. Tu dentista podrá comprobar el estado de tu boca y así prevenir enfermedades periodontales.
  • No olvides cepillarte diariamente los dientes y hacerlo de forma correcta para evitar la proliferación de caries. Una buena salud buco dental es importante no solo para tu boca sino para tu organismo.