Desayuno y entre horas

Desayuno y entre horas

Uno de los hábitos para bajar de peso radica en no pasar hambre a lo largo del día (y así no picar entre horas). Para lograr este objetivo, la primera comida del día cobra gran importancia. No te pierdas estas propuestas de desayunos saciantes que propone la dietista Pilar Rodrigáñez en Pierde peso y gana salud, ¡evitarás caer en la tentación!

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >>
170 productos
   
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 >>
de 170

Qué comer entre horas si estamos en casa

Frutas y verduras

    • Licuados. Por ejemplo licuado de manzana con apio o zanahoria. Licuar una manzana y 2-3 zanahorias. Es una opción refrescante, saludable y muy adecuada para aumentar el consumo de vegetales en la dieta. Se puede añadir ½ limón o 1/2 lima para darle un toque más fresco.
    • Trocitos de verduras: dejar en la nevera preparados varios palitos de verduras para poder picar algo saludable: zanahoria, pepino, apio, etc.
    • Tomates cherry, zumo de tomate. Mientras preparamos la cena podemos tomar un vaso de zumo de tomate, una opción rica en fibra, saciante y sin grasas ni azúcares.
    • Una fruta. Puede que sea la opción más saludable, pero como todo dependerá de la cantidad de fruta que se consuma al día.
      Las frutas más saciantes, como la manzana, son una buena opción para tomar entre horas o antes de las comidas principales para evitar llegar con demasiada hambre.
      También se pueden hacer preparaciones a base de fruta para tener más variedad, por ejemplo manzanas asadas o compotas de pera (con canela, comino, ralladura de limón, y sin necesidad de añadir azúcares).

Lácteos

  • Un vaso de leche fresca (sola o con canela o cacao o aromatizada con vainilla, etc) o 1 yogur o un café con leche o un té con leche. Esta siempre será una opción adecuada para aumentar el contenido de calcio de la dieta. Se recomienda el consumo de un yogur al día, así que si no se toma en otros momentos del día, se puede incluir entre horas.
  • También se pueden utilizar las bebidas vegetales para sustituir a la leche. Nos referimos a las bebidas de soja o de avena o de arroz o de otros cereales como el mijo o la quinoa. En este caso deberemos revisar su composición para elegir las que tengan menos azúcares añadidos. A estas bebidas también se les puede añadir café o sustitutos del café como la malta, etc. así como canela o cacao.

Frutos secos

Los frutos secos están indicados en cualquier tipo de dieta, salvo que hayan contraindicaciones para tomarlos, por ejemplo en caso de alergias. Se puede tomar un puñado de almendras, nueces, avellanas o pistachos, así como cualquier otro fruto seco que se quiera incluir para dar más variedad a la dieta. En pequeña cantidad, junto a un estilo de vida saludable, se ha demostrado que no influyen en hacer ganar peso.

Frutas desecadas

Las frutas desecadas (pasas, orejones, higos secos, etc.) contienen una cantidad elevada de azúcares, aunque sean azúcares procedentes de las mismas frutas. Son una opción menos interesante que las descritas anteriormente pero se pueden utilizar de forma esporádica, sobre todo para sustituir a otros alimentos ricos en azúcares.

Entre estas frutas desecadas podemos incluir, por ejemplo, las ciruelas pasa, los orejones, las pasas o los higos secos. Cabe destacar que las ciruelas pasas destacan por sus propiedades laxantes, así que si hay estreñimiento o dificultad para ir al baño con regularidad se puede considerar una buena opción tomar un yogur con ciruelas pasas entre horas.

Líquidos

Otras opciones para tomar en casa entre horas o antes de las comidas pueden ser los caldos, infusiones, agua con limón y menta o aguas con gas. No contemplamos en este capítulo los refrescos, con o sin gas, debido a que contienen una elevada cantidad de azúcares y sus versiones light tampoco aportan ningún valor a la dieta.